¿Te has parado alguna vez a pensar por qué tu perro se comporta de forma reactiva ante otros perros, personas e incluso objetos inanimados?

El 90% de los problemas de reactividad que nos encontramos es debido a un problema llamado “Síndrome General de Adaptación” en donde las bases causales del comportamiento son dirigidas por el miedo y la inseguridad, ya sea ambiental o social.

El síndrome general de adaptación (SGA) se puede definir como reacción general de alarma e indica una respuesta fisiológica que se produce ante estímulos estresantes y que ayuda al organismo a adaptarse para huir, inmovilizarse o pelear (reacción).

La ausencia o el exceso de estrés son dañinos para el organismo; mientras que la cantidad óptima de estrés es esencial para la vida, el crecimiento y la supervivencia.”

Que un individuo fije un comportamiento funcional basado en la reacción supone un reto a la hora de la reconducción de las conductas a través de sistemas de desensibilización sistemática a los estímulos que la provocan. Cuando trabajo problemas de conducta , el control de variables en el contexto se vuelve indispensable, así como los tiempos de exposición. Evidentemente y a tenor de lo expuesto el control ambiental prácticamente se hace imposible en un contexto urbano.

Por este motivo vamos a dar unas pequeñas ideas de cómo adaptar nuestros paseos para, como mínimo, no empeorar los problemas de reactivación de nuestros perros durante estos momentos de esparcimiento.

PÁRATE Y OBSERVA

El error que más cometemos cuando tenemos a un perro con problemas de SGA, es no prestar atención a los estímulos que lo provocan, en un primer momento porque no estamos pensando en tratar el comportamiento reactivo y en segunda instancia es porque tenemos interiorizado que mi perro se comporta así, y «no se puede hacer nada por él».

La observación es la técnica más básica del estudio de la conducta, como tutores tenemos una responsabilidad sobre ella y cómo le afecta a la Calidad de Vida de mi perro.

¿QUÉ MÁS PUEDO HACER?

Otro de los grandes errores que se cometen es en la elaboración y mantenimiento de ciertas rutinas, más bien el mantenimiento de aquellas rutinas que hacen converger al perro diariamente en aquel contexto que lo hace reaccionar ante «el estímulo de siempre». Albert Einstein ya lo promulgaba hace muchos años «Si buscas resultados distintos , no hagas siempre lo mismo«. Por tanto se hace indispensable el cambio de rutinas en torno a elementos como el «por dónde», «con quién» y «qué hago» mientras paseo con mi perro.

Otra de las herramientas que pueden ayudar al perro es la información que podemos otorgar a terceras personas sobre la personalidad del mismo, en la actualidad se utilizan ciertos objetos (cintas o parches) como código de colores, de la misma forma que en un semáforo, para informar de la peligrosidad, inseguridad o la buena sociabilidad del animal que te acompaña, estas cintas o parches de colores visibles en sus collares o arneses de color rojo, amarillo o verde a tenor de la personalidad o la patología que sufre el animal de compañía hará cambiar ciertas actitudes de la gente y empatizar con el problema por el que tu perro y tú estáis pasando, mejorando los  hábitos de comunicación con el animal (toma de distancias y no invasión del espacio personal del perro).

Sobre el uso de las distancias semióticas, tenemos que decir que los perros se sienten más a gusto cuando pueden interactuar con el ambiente y los estímulos que en él se hallan más  libremente. Por lo tanto, es desaconsejable el uso de correas cortas que no le permitan al animal interactuar con el comportamiento de evitación/huida que antes hemos mencionado.

POCO A POCO O LA DESENSIBILIZACIÓN SISTEMÁTICA

Por otro lado, cuando abordamos problemas de este tipo ya sea durante los paseos diarios o durante las terapias, es importante hacerlo con técnicas no invasivas pero con el grado de exposición acertado. Utilizar técnicas en donde el animal no es expuesto a las emociones que produce el estímulo aversivo, no es preludio de éxito. La desensibilización sistemática (DS) es una técnica dirigida a reducir las respuestas de ansiedad y las conductas motoras de evitación ante determinados estímulos. Se trata de una de las técnicas pioneras en modificación de conducta, propuesta por Wolpe en los años cincuenta.

“Wolpe» seguía el principio de la inhibición recíproca: la ansiedad y la relajación son dos estados o respuestas incompatibles del individuo, por lo que una (relajación) anula a la otra (ansiedad o miedo).”

TU PERRO Y TÚ

Durante la exposición a estímulos con el fin de que el animal vaya reduciendo su estado de ansiedad ante su presencia es importante el valor que adquiere el “apego seguro”.Hablar de apego es hablar de vínculo. Hablar del apego es en primer lugar hablar de la instauración del vínculo. Debemos rendirnos a la evidencia de que la naturaleza de las  primeras relaciones influye ampliamente en el curso de nuestras relaciones futuras.“ [Bowlby 1969 a 1980].

Este tipo de apego está caracterizado por la incondicionalidad: el individuo sabe que su cuidador no va a fallarle. Se siente querido, aceptado y valorado.

Concluyendo, a tenor de lo expuesto sabemos que no es posible ayudar a un animal a superar sus miedos si no existe un sólido vínculo con el perro, un fuerte sentido de la responsabilidad y una estrategia meditada y basada en el sistema científico, que dé como resultado una mejora de la calidad de vida del animal y del bienestar de la familia multiespecie.

 

No lo olvides, Disfruta de tu perro.

WEBINAR GRATUITO

El próximo sábado 15 de octubre de invitamos a escuchar un webinar gratuito sobre Los problemas de Reactividad y el SGA, donde te explicaré cómo identificarlos, por qué ocurre, qué conlleva esto o cuáles son las consecuencias en nuestros perros, qué puedo hacer yo para mejorarlos o minimizarlos, etc.

CUÁNDO: Sábado 15 de octubre

HORA: 09:30h. am (GMT+1: España) Duración: 1,5 horas.

CÓMO: Online

APÚNTATE PINCHANDO AQUÍ


 

Manuel Villar
Director técnico